historia

Al llegar Monseñor Flavio Calle Zapata a la diócesis de Sonsón-Rionegro en marzo 19 de 1993, recibió de Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo una diócesis grandemente bendecida por el Señor y con múltiples obras espirituales y materiales, signo vivo de la fecundidad obra del Espíritu Santo. Se propuso Monseñor Flavio continuar la magna obra de Monseñor Alfonso, pero también imprimir su propia huella desde su visión de una iglesia renovada y acorde con los signos de los tiempos.

Entre los primeros nombramientos de Monseñor Flavio fue el de Vicario de pastoral, en la persona del Pbro. Iván Cadavid Ospina. Y con él y sus otros colaboradores, empezó a diseñar el tipo de organización pastoral a la cual aspiraba para su nueva diócesis. Pensando en una diócesis con una buena pastoral de conjunto, diseñar un modelo pastoral por delegaciones para cada una de las pastorales, desde las cuales el Obispo pudiera hacer presencia eficaz en cada una de las comunidades parroquiales y en cada una de las realidades de nuestra región. Entre las delegaciones se decidió la de Pastoral Social y al finalizar 1993, se le pidió al Pbro. Gilberto Muñoz  acompañar al Señor Obispo como delegado para esta área de la pastoral.

Al iniciar labores, en 1994 la primera tarea fue la conformación del Equipo diocesano de Pastoral Social. El criterio para la selección de las personas se centró en su integridad de vida cristiana y su compromiso con lo social. Este primer equipo estuvo integrado por el Pbro. Francisco Ocampo O. La Trabajadora social Clara Sanín F.; la Comunicadora social Lilian Bustamante de Z.; los sociólogos Aníbal Zuluaga, Gabriel Orrego y Jhon Jairo Serna. En la primera reunión, realizada el 19 de enero se hizo un recuento de las principales acciones ejecutadas en el pasado, por sacerdotes, religiosos y laicos muy generosos que dieron gran impulso a la pastoral obrera, a la promoción campesina, a las cooperativas, a la capacitación y a la beneficencia.

Se decidió que la Pastoral Social, de acuerdo con la organización nacional, tuviera tres grandes líneas de trabajo: (1) Formación, (2) promoción humana integral y (3) Comunicación cristiana de bienes. Cada línea de acción debería desencadenar procesos y no meramente acciones, con el fin de que en verdad seamos capaces de transformar la realidad. Los distintos miembros del equipo nos decidimos por el trabajo en cada una de estas líneas y se decidió diseñar los procesos correspondientes a cada campo.

El 9 de marzo de 1995 por decreto 09 del Excmo. Sr. Flavio Calle- Z. y de acuerdo con el Canon 114 se creó La “Fundación Pastoral Social” de la Diócesis de Sonsón-Rionegro como forma jurídica de la Delegación de Pastoral Social, con el fin de agilizar las relaciones interinstitucionales y hacer efectivos los convenios con las mismas.