Una historia conjunta, un relato compartido

Conoce el proceso de memoria “Una historia conjunta, un relato compartido”.
LIBRO Una historia conjunta un relato compartido-ilovepdf-compressed (1)

Asamblea General de Víctimas y conmemoración de los Derechos Humanos

El pasado 10 de diciembre la Pastoral Social de la Diócesis de Sonsón Rionegro, la Alcaldía de Rionegro, la Secretaría de Salud e Inclusión Social, Subsecretaría de Bienestar Social, Personería de Rionegro y Mesa Efectiva de Víctimas, realizaron la Asamblea General de Víctimas en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos con motivo de conmemorar la fecha y resaltar los Derechos de las víctimas.

Este evento se realizó en el coliseo de la Universidad Católica de Oriente en donde asistieron aproximadamente 257 personas en su mayoría víctimas del conflicto armado, en donde  se brindaron espacios para que los asistentes conocieran los procesos de las organizaciones de víctimas  y dialogarán sobre sus derechos.

En este encuentro también las víctimas tuvieron la oportunidad de escuchar y preguntar a los funcionarios públicos de la Alcaldía de Rionegro sobre de temas de interés de los procesos que se adelantan en cuanto a las reparaciones de víctimas y sus derechos. También se tuvo un espacio de reflexión sobre  esas cosas que tenían guardadas en su corazón y no habían dicho, con el fin de que sanaran todas esas heridas y pudieran continuar una vida de resiliencia.

Finalmente, todas las personas asistentes tuvieron la oportunidad de apreciar los resultados del proceso de memoria que se adelantó desde la Pastoral Social y la Alcaldía en el municipio de Rionegro  como acto de conmemoración a todas las personas que sufrieron los flagelos de la guerra, también se dio la oportunidad de compartir algunos detalles entre los invitados y un acto cultural por parte de los niños de la UAI.

Con este espacio se quería reconocer los Derechos de las víctimas y de todas las personas para que a ninguno se le niegue la oportunidad de tener una calidad de vida digna y en paz.

EL PASADO 22 DE NOVIEMBRE CONMEMORAMOS EL DÍA DE LA NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

 Con motivo de conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la Mujer, el pasado 22 de noviembre, la Pastoral Social en convenio con la Secretaría de Salud e Inclusión Social y Subsecretaría de Bienestar Social de la Alcaldía de Rionegro realizaron un evento en el cual asistieron tanto hombres como mujeres con el fin de conocer y formarse frente a temas que tienen que ver con la violencia contra la mujer.

Dentro de esta celebración se tuvieron como ponentes a José Hernán Restrepo Mesa, director de la Corporación “Con la Gente” y Janed Rivera Restrepo líder de desarrollo, bienestar y felicidad de la misma corporación, quienes expusieron su tema de empatía compasión y felicidad e hicieron la invitación para que sintamos amor propio y así poder entregarle amor a los demás, “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, en este taller también se dio  la oportunidad de tener un momento de reflexión consigo mismo para sanar las heridas y malos momentos que se pudieran tener.

También se contó con la participación de la Dra. Yuliana Arbeláez Cardona Terapeuta de la Escuela Internacional Sfere de Milan, quién nos acompañó con su ponencia pensamiento creativo, en donde compartió la importancia de conocer nuestro origen para no construir el futuro basado en el pasado, también hace la invitación para que con el amor y el perdón podamos construir una vida más sana.

Además, en este espacio se hizo el cierre de la campaña “yo me pongo en tu lugar” que se venía desarrollando durante el año, con una exposición fotográfica en las que se mostraba algunas personas haciendo sus compromisos para erradicar la violencia basada en género, con la cual se quería lograr una mayor conciencia por parte de las personas frente a todo tipo de violencia, la exposición estará expuesta hasta terminar el mes de noviembre en la Casa Pan y Vida San José.

En esta conmemoración se unieron tanto hombres como mujeres a decirle “No” a la violencia contra la mujer, aportando desde sus experiencias y vivencias reflexiones que ayudan a  entender que el otro es semejante a mí y por lo tanto lo debo respetar y valorar como a mí mismo.

CONMEMORACIÓN DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

La violencia contra las mujeres y niñas  es una de las problemáticas sociales que más ha  violado los Derechos Humanos,  siempre ha estado presente pero  debido a la impunidad, el silencio y el miedo es hasta ahora que se informa sobre este fenómeno. Esta violencia puede manifestarse de manera física, sexual y psicológica incluyendo el maltrato por el compañero sentimental, acoso, matrimonio forzado, matrimonio infantil entre otros, estos aspectos muchas veces no son tenidos en cuenta porque son vistos como normales en la cultura en que se encuentra la mujer, pero aun así, no dejan de ser violaciones contra las mujeres que atentan contra su integridad y desarrollo normal de su vida.

Este tema sigue siendo uno de los principales obstáculos para poder lograr la igualdad, la paz, el desarrollo y el respeto por los Derechos Humanos de mujeres y niñas  por lo cual se han tomado  medidas acompañadas por campañas con las cuales se pretenden concientizar a la sociedad frente a este fenómeno.

Una de esas iniciativas la tomó la Asamblea General de la ONU en el año 2000, en donde designó el 25 de noviembre como El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer bajo la resolución 54/ 134, en donde se invitan a gobiernos, organizaciones internacionales, ONGS y demás para que en este día se realicen actividades que eleven la concientización acerca de esta situación.

Bajo este marco conmemorativo el 22 de noviembre la Pastoral Social en convenio con  la Secretaría de Salud e Inclusión Social y Subsecretaría de Bienestar Social de la Alcaldía de Rionegro, se unirán a esta apuesta con un evento en donde se tendrá la oportunidad de compartir, aprender, formase y en las cuales habrán actividades que ayudarán a tomar conciencia de la violencia contra las mujeres.

Se tendrá un taller de empatía, compasión y felicidad brindado por José Hernán Restrepo Mesa, Director de la Corporación “Con la Gente” y Janed Rivera Restrepo líder de desarrollo, bienestar y felicidad de la Corporación “Con la Gente”, también habrá una conferencia de pensamiento creativo brindada por la Dra. Yuliana Arbeláez  Cardona Terapeuta de la Escuela Internacional Sfere de Milan.

Conoceremos la experiencia de Fundaflor un grupo de mujeres quiénes han trabajado por el bienestar de muchas mujeres, además de esto, se tendrá una exposición fotográfica resultado de la campaña de prevención de las violencia basadas en géneros “Yo me Pongo en tu Lugar”,  la cual estará expuesta dese el 22 al 25 de noviembre en el Auditorio de la Casa de Encuentros la De Salle y desde el 26 hasta el 30 de noviembre en la Casa Pan y Vida San José de Rionegro.

Con este evento se pretende que las personas se unan a la erradicación de la Violencia contra las mujeres y que se tome conciencia frente a este tema sin importar la condición, género o religión, pues es algo que nos interesa a todos, por esta razón invitamos a la comunidad a participar de este evento, que no tiene ningún costo.

Instructivo Jornada Mundial del Pobre

La Iglesia diocesana respondiendo a la invitación del Papa Francisco se dispone a celebrar la II Jornada Mundial del Pobre, que será el 18 de noviembre del presente año, Domingo XXXIII del tiempo ordinario.

Esta Jornada tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que puedan ir tomando conciencia ante la creciente cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad.

El Papa Francisco expresó su deseo de que las comunidades cristianas, en ese día se comprometan a organizar diversos momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta: “Podrán invitar a los pobres y a los voluntarios a participar juntos en la Eucaristía de ese domingo, de tal modo que se manifieste con más autenticidad la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del universo, el domingo siguiente”.

Por esta razón te compartimos este instructivo donde podrás encontrar toda la información para que como Iglesia diocesana celebremos esta jornada de amor por los más necesitados.

Da clic en la imagen  para descargar.

II Jornada del pobre color

Clic en la imagen para descargar.

IX Proyección Misionera.

El pasado 25 de octubre se llevó a cabo la IX Proyección Misionera de Pastoral de la Salud bajo el lema: sana Señor mi corazón enfermo, una acción realizada por la Pastoral Social y la Pastoral de Misiones de  la Diócesis Sonsón Rionegro. Este evento que se realiza año tras año con el fin de acompañar a nuestros enfermos  se realizó en el municipio de El Santuario, con la asistencia de 345 personas pertenecientes a las Pastorales de la salud de los diferentes municipios de la diócesis, cada uno de ellos cumplen con la misión de ayudar al que lo necesita como Dios lo manda, predicando su palabra y haciendo vivo el evangelio.

La Proyección Misionera busca brindar acompañamiento espiritual y emocional a todas aquellas personas que las aqueja una enfermedad y que de alguna manera se sienten solas, también es un espacio para que los  misioneros fortalecieran su vocación de fe. Durante este día los Agentes de Pastoral de la Salud, sacerdotes y religiosas  de diferentes parroquias y municipios fueron discípulos de Jesús, buscando de casa en casa  a aquellos abandonados en la enfermedad, oraron con ellos y sus familias para que Dios les diera la fortaleza y la fe que necesitan en ese momento y al mismo tiempo compartieron la palabra de Dios como único salvador en el que podemos abandonarnos sin temor.

Finalmente, se dio la oportunidad de compartir la Santa Eucaristía por todos los enfermos, precedida por Monseñor Fidel León Cadavid Marín, quien resaltó la importancia de orar y pedirle a Dios por la salud de todos los enfermos para que Dios esté con ellos en sus dificultades.

Esta obra demuestra que cada persona tiene una misión en la tierra y es hacer viva la palabra de Dios, como lo hicieron cada uno de estos grupos pastorales que trabajan al servicio de las personas más necesitadas, y en esta ocasión se hizo con nuestros hermanos los enfermos, pidiendo a Dios que sane nuestro corazón enfermo para ayudar a todos los que nos necesitan.

CELEBRACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER RURAL.

La Pastoral Social en convenio con la Alcaldía de Rionegro realizó la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural, con la asistencia de aproximadamente 100 mujeres provenientes de diferentes municipios del Oriente Antioqueño.

Este evento dio inicio con las palabras de Pbro. Edgar Gómez director de la Pastoral Social, quien animó a las mujeres para que disfrutaran ese momento preparado para ellas e hizo un reconocimiento a la labor que cada una realiza en sus hogares y especialmente en el campo. Después se dio inicio a un compartir en el que las mujeres pasaron por cada uno de los stand de los municipios para  degustar los productos que ellas elaboran en sus hogares.

Dentro de la celebración también hubo un espacio para que las mujeres se formaran a cerca de sus  derechos y la importancia que tienen  dentro de la sociedad, para esto nos acompañó Adriana María Osorio, especialista en Gerencia de Entidades de Desarrollo Social de la Gobernación de Antioquia, quien expuso su ponencia: Las mujeres rurales y la equidad de género e hizo un llamado para que se empoderaran e hiciera respetar sus derechos. También hubo un momento espiritual donde se encomendó la labor de estas mujeres a Dios.

Finalmente, las mujeres tuvieron un espacio de esparcimiento en donde se departieron algunos detalles, y se dieron reconocimientos por su compromiso, lealtad, liderazgo y entrega al grupo de mujer rural, se divirtieron al son de la música e hicieron un brindis para festejar su día.

 

Lanzamiento de la Campaña de solidaridad con el migrante #SomosHermanos.

La Pastoral Social de la Diócesis Sonsón Rionegro en articulación con el Concejo de Rionegro, el SENA, la Universidad Católica de Oriente, Personería Municipal y venezolanos en Rionegro, preocupados por el  bienestar de nuestros hermanos venezolanos que han llegado al municipio de Rionegro en busca de nuevas oportunidades de vida,  deciden solidarizarse con la situación por la que atraviesan con la iniciativa “Somos Hermanos” una campaña de solidaridad con el migrante, con la cual se pretende ayudar a esta población que tanto lo necesita, brindándoles servicios y atenciones como salud, educación, recreación, asesorías en términos jurídicos, laborales entre otros.

El próximo domingo 14 de octubre se hará el lanzamiento oficial de la campaña en donde se estará invitando a la personas para que se sumen a esta causa con acciones que cooperen al bienestar de los hermanos venezolanos.  Dentro de las acciones que se proponen para unirse a esta campaña está una donatón de víveres no perecederos, mercados, el valor de una ración nutricional ($ 10.000), el valor de una consulta médica(30.000) o un pasaje, ropa y zapatos en buen estado. Las donaciones en efectivo se pueden hacer a través de la cuenta de ahorros de Bancolombia n° 02465489319 a nombre de la Casa Pan Y Vida.

La invitación es para que nos unamos a esta campaña y hagamos viva la caridad en nombre de Jesucristo, con  aquellos que lo necesitan.

 

Memorias XXIX Foro por la Paz.

XXIX FORO POR LA PAZ

JUVENTUDES ENTRELAZANDO APUESTAS POR LA PAZ

MEMORIAS


Discurso de apertura –  Pbro. Edgar Alfonso Gómez. Director Fundación Pastoral Social.

Saludo:


Doy una cordial bienvenida a todos ustedes que han dedicado tiempo en este día, para escuchar, pensar, proponer y ser instrumentos para seguir construyendo paz en nuestro territorio.

De manera especial, saludo al Señor alcalde de Marinilla, doctor Edgar Villegas  Ramírez y a su equipo de trabajo que hoy hacen presencia; a las demás autoridades civiles y de policía del municipio y de la región, a los representantes de las diversas instituciones y colectivos, a los líderes sociales, a los religiosos y sacerdotes presentes, a todos los hombres y mujeres que han acudido a este espacio donde se quiere aportar a la construcción de paz y de manera muy especial a los jóvenes que venidos de los distintos  municipios de este oriente antioqueño, hoy están con nosotros para dar a conocer sus ideas y sus propuestas para hacer de esta región y del país un territorio pacífico e incluyente, donde todos cabemos y podemos luchar por una sociedad y un futuro mejor. Saludo además a quienes nos escuchan y nos siguen por los diversos medios de comunicación y las redes sociales, que desde sus casas o lugares de trabajo se unen con nosotros para entrelazar apuestas por la paz.

Mensaje:

Desde hace ya casi tres décadas, convocados por la Diócesis de Sonsón-Rionegro, la Corporación Vida, Justicia y Paz y los aliados que cada año se suman a este esfuerzo por transformar y mejorar el territorio venimos realizando este Foro por la Paz, con el deseo de propiciar espacios de reflexión y escucha, de socialización y conversación constructiva; el Foro por la Paz es el espacio donde la sociedad civil, las instituciones que hacen presencia en este territorio, los líderes sociales, la Iglesia,  los hombres y mujeres de buen corazón se encuentran para ofrecer una luz que dinamice las conciencias y los corazones para no desfallecer en la dura tarea de lograr una sociedad en paz, justa, soñadora y alegre, una sociedad comprometida con la vida y el valor de cada uno de los seres humanos que la conformamos, una sociedad promotora de valores donde se respete la dignidad de todo ser humano, sin importar su raza, creencia, cultura o condición social, que valora y toma en serio a cada individuo, una sociedad que debe vivir en amor fraterno y respeto recíproco, pues somos hermanos y compartimos esta casa común  que debemos cuidar, cultivar y proteger, pues tenemos la grave tarea de ser los administradores de la obra de la creación.
Son muchas las realidades sociales y políticas que enfrentamos y que siguen siendo, en muchos casos, factores generadores de violencia, injusticia y desigualdad:

  • La obstinada actitud desadaptada de grupos al margen de la ley que siguen usando las armas y el secuestro como medio para imponer sus ideas.
  • La ausencia del Estado en tantas regiones y ambientes, la falta de atención de las necesidades básicas de muchas personas en lo referente a la alimentación, la vivienda, la educación y la salud, entre otras.
  • La corrupción que pareciera generalizada en las personas, las instituciones, el Estado y la misma Iglesia.
  • La falta de educación y cultura ciudadana para la mejor convivencia.
  • La impunidad que motiva a seguir delinquiendo y haciendo el mal.
  • El flagelo del microtráfico, las drogas que sigue esclavizando a más personas cada día, en especial a los niños y niñas, adolescentes y jóvenes, que se convierten en víctimas de aquellos que de manera inescrupulosa desean conseguir dinero fácil y abundante por cualquier medio.
  • Los migrantes y desplazados que buscan un techo, alimento y bienestar.
  • La xenofobia, la discriminación y el racismo.
  • El querer aumentar las leyes que prohíben y no se promueve la educación que previene la violencia, injusticia y desigualdad.
  • El hacinamiento carcelario y la mentalidad del castigo sin buscar la enmienda del reo, la educación y formación para la resocialización y productividad.
  • La desvalorización de la persona humana que hace que pierda su dignidad y sea tratada como mercancía o cosa que se usa y se desecha.
  • La inversión de la escala de valores.
  • La deshumanización de los humanos y la humanización de lo que no es humano.
  • Las posturas radicales y extremas que parten del supuesto que el otro está en el error y mi posición es la correcta; el sentimiento de rabia que puedo experimentar en el interior cuando veo o escucho al que no piensa como yo.
  • La indiferencia individual y colectiva, la ausencia de conciencia de que en lo cotidiano es posible ir generando el cambio; el día a día personal no es visto como oportunidad para ser amable, buen vecino, buen ciudadano, buen hermano.

Estos y muchos otros inenarrables factores que de modo personal y colectivo se van arraigando, impiden ver con ojos nuevos el futuro que deberíamos decidirnos por construir e impiden que “sigamos coloreando la Paz”. Pero si hoy estamos aquí, es porque en nuestro interior existe una fuerza que nos impulsa a ser diferentes, a proponer nuevas posibilidades, a renovar y crear nuevas estructuras, justas y transparentes que guíen y orienten  por senderos de paz.

¿Qué debo hacer?

¿Cuál es mi apuesta por la paz?

¿Cómo aportar para renovar y cambiar la mentalidad violenta, egoísta, indiferente y corrupta?

¿Cuáles son las actitudes o posturas violentas que aún conservo y debería arrancar de mi personalidad?

La cuestión es que no puedo esperar a que otro lo haga, a que la Paz venga de fuera, por una firma o el acuerdo de las partes; ese es un paso, un paso muy importante, pero hay que ir más adentro, hay que ir a lo profundo del ser humano y allí, a lo profundo del ser humano sólo va uno mismo, pues el interior, la conciencia misma del ser humano es como un sagrario que no se puede profanar. En ese sagrario debería habitar la Verdad, no mi verdad, sencillamente la Verdad. La que está libre de ataduras, de ideologías o apegos, la Verdad que hace libres, la Verdad que hace entender que somos hermanos y que no hay por qué derramar sangre, porque cada vida es sagrada, la Verdad que no está viciada o manoseada, aquella que en sus manos toma no las armas o la venganza sino,  que con las manos abraza,  brinda ayuda y apoyo.

Así entonces, se empieza a construir la paz, cuando yo me decido por ella y soy capaz de contagiar al otro. Vivir con conciencia de poder aportar a esta sociedad con mis gestos y acciones pequeñas pero permanentes, siendo honesto y transparente, obrando con sentido común y comunitario, obrando bien aunque no me vean ni me feliciten; obrando según lo que soy, haciendo uso de la razón y reconociendo en el otro mi par, mi semejante, mi reflejo, al que debo tratar como yo quiero ser tratado, con el que debo ser misericordioso, es decir, salir de sí mismo para ser solidario con la necesidad que hay por resolver, para sentir con el otro, para ponerme en sus zapatos.

Es necesario recuperar y dar el sitio que corresponde a los valores verdaderamente humanos, recobrar la dignidad de la persona, educar para el uso natural y recto del cuerpo y el entorno, valorar la familia como escuela del amor y la fraternidad donde se crece en la auténtica afectividad, en el amor donado y recíproco, donde se valoran las capacidades de cada uno según sus posibilidades y capacidades, donde todos de manera solidaria aportan para el bien de todos. Todo esto que puede sonar al principio trágico, por las manifestaciones permanentes de desigualdad que generan violencia, es lo que estamos llamados a transformar y a no dejar como un inalcanzable ideal o un simple discurso. Es posible cambiar la historia, es posible transformar y mejorar la realidad, es posible hacer realidad lo que soñamos. No dejemos que el desánimo o el cansancio aplasten los nobles deseos y añoranzas del corazón que ama, espera y abraza.

Abramos pues el espíritu y dispongámonos para ser instrumentos de paz y no desperdiciar lo que hemos construido. Ustedes jóvenes, que son creativos y que están llenos de ilusiones, de creatividad y deseos de hacer las cosas nuevas y mejores, contagien esta sociedad, armen lío, no tengan miedo, empuñar en sus manos y en su corazón la Verdad y con actitudes y convicciones permanentes siembren justicia y cosecharán Paz.

 

Ponencia I – La paz en movimiento: Acción juvenil y la construcción de puentes para la reconciliación. Julián Marín – Trabajador Social.

 

El ponente expresó la necesidad de hacer memoria, de propiciar diálogos que permitan entender el pasado de resistencia, el pasado problemático, las acciones que le han dado identidad a nuestros territorios. En su percepción, el momento actual del país nos hace un llamado a construir desde la diferencia, donde las perspectivas políticas sean motor para el cambio y la no repetición de la violencia. De igual manera, su intervención hizo hincapié en los siguientes aspectos:

 

1) “Tarde nos dimos cuenta que para resolver el conflicto armado una posibilidad era el diálogo. Las armas y a política no son una muestra muy provechosa para el país. Nuestro lugar en el mundo era la creación, para compartir con el otro la no violencia”.

2) “La paz se construye desde abajo, desde lo urbano, desde las veredas. La experiencia de varios municipios nos dan cuenta de la paz como un la apuesta de construcción”.

3) “Nosotros tenemos que ser los facilitadores de puentes para la reconciliación. En la perspectiva de división son las y los jóvenes  los llamados a construir puentes, a imaginarnos un país donde la pluralidad sea una ventaja y no una amenaza. Un país donde los ejércitos no sean las primeras opciones para los jóvenes. Es un llamado a romper los círculos de odio”.

 

Asimismo, finalizó su intervención manifestado que la “la vida es lo que tiene que cohesionarnos como nación. Si nos permitiéramos erradicar la injusticia de la guerra y de la exclusión, tejeríamos una nueva historia en este país, y ese es el llamado para los y las jóvenes. Estamos llamados a ser creativos”.

 

Ponencia III – Retos para la construcción de paz a partir de la verdad. Lucía González Duque – Arquitecta y Asesora de la Oficina del Alto comisionado para la Paz.

 

Como Asesora de la Oficina del Alto Comisionado para la paz, insistió en la verdad como eje central en la construcción de paz y reconciliación, siendo un asunto que nos compete a todos como país. Estimó que la verdad se convierte en un deseo, regalo y logro de todos, esclarecer, reconocer y considerar permite la reflexión alrededor de los sucesos, entendiendo que esta es necesaria para pasar “bien” la página.  Pensar la verdad como liberadora a su vez implica considerar la mentira como aquello que limita y atrapa, por tal motivo llamó a las comunidades a asumir ese rol de búsqueda activa por la tan anhelada paz.

 

Asimismo, explicó el compromiso de la comisión de la verdad con todo el país, para esto sugiere revisar el decreto 588. No obstante, hizo énfasis en las respuestas que debe presentar la comisión a las preguntas fundamentales ¿Qué nos pasó? ¿Por qué hemos permanecido por más de 50 años en conflicto armado? ¿Qué debemos hacer para salir de aquel conflicto?

 

Para concluir afirmó el compromiso de la sociedad en la construcción de verdad, iniciar por acciones concretas como exámenes de conciencia, respeto y reconocimiento de los otras personas aunque hayan generado daño, y por último a la conciliación con los demás y con los propios pensamientos.

 

Ponencia III – Construcción del joven como sujeto político. José Luis Marín (AquinoTicias) – Abogado.

 

La intervención tuvo un enfoque desde lo humorístico, orientada a realizar una crítica y reflexión sobre la relevancia de la participación de los jóvenes como actores políticos y agentes activos para el cambio y la transformación de la sociedad entorno a la construcción de Paz. Se abordaron elementos relevantes en relación a cómo los jóvenes participan en las políticas públicas y las acciones puntuales sobre las cuales se debe fundamentar el accionar de las comunidades en la construcción de paz.

 

El ponente planteó las siguientes reflexiones referidas a la participación de los jóvenes como sujetos políticos en la construcción de paz:

 

1) “Hay que escuchar a Colombia, reconocer las problemáticas, solidarizarnos y aportar de manera activa a la construcción de Paz”.

2) “Los jóvenes deben asumir un rol activo como acto de responsabilidad, asumir las consecuencias de los actos sin desconocer el derecho a equivocarse”.

3) “La paz la hace la gente en  las comunidades, no únicamente el gobierno”.

4) “Hay que transformar la injusticia, atreverse a proponer y pensar por sí mismo, manteniendo una posición ética donde haya correspondencia entre pensamiento, palabra y acción”.

 

Para concluir su intervención,  resaltó la necesidad de considerar el cambio político que le corresponde a cada generación, proteger los derechos por los que han peleado otras generaciones;  preocupándose ante las situaciones injustas que sufren las personas en nuestro país. Cuando no se entiende la diferencia, se ataca. “La reconciliación implica defender el medio ambiente, participar políticamente y apreciar a los demás, hay que reconciliarse con el país en general para construir la Paz, los jóvenes son el presente y el futuro, la resignación es un suicidio cotidiano”.

 

Panel de jóvenes

 

En el panel se socializaron los aspectos dialogados en los Pre-foros por la paz en cada región, en esta oportunidad participaron los líderes de: Colectivo Diga – Dignidad Abejorraleña (Jefferson González Vargas de Abejorral), Colectivo Antorcha (Carolina Flórez Posada del Carmen de Viboral) y Pequeños Grandes líderes (María Isabel García de Granada). La discusión se dio en torno a las contribuciones de los jóvenes para la construcción de paz, las acciones concretas en sus comunidades y/o colectivos, y sobre qué elementos necesitan los jóvenes para realizar sus contribuciones. Los participantes reconocieron como fundamental la participación de la juventud a partir de diferentes expresiones culturales, políticas y económicas, basadas en la crítica y en el deseo de construir un mejor país, asimismo, mantener una actitud activa y propositiva frente a los nuevos retos y necesidades comunitarias, regionales y nacionales.

 

Compromisos por la paz

 

A continuación se presentan la recopilación de los compromisos expresados por nuestros asistentes para la construcción de paz:

 

-Acciones personales: tolerar, respetar, amar y convivir con la diferencia; soñar, cantar, vivir, reír y bailar para que futuras generaciones lo lleven en su historia; orar; controlar impulsos y escuchar más, aceptar sugerencias y comentarios; fortalecer la confianza y las habilidades personales; ser coherente en pensamiento, palabra y acción; amar y proteger la vida; ponerse en los zapatos del otro antes de juzgar; entender el sufrimiento y aportar a la mitigación de sus efectos; promover la paz desde el actuar y rol profesional; decir NO a la guerra y violencia; y brindar sonrisas y abrazos.

Poner en práctica valores como: amor, perdón, misericordia, justicia, tolerancia, compasión, sinceridad y prudencia.

-Acciones familiares: mejorar el diálogo y comprensión para así favorecer la convivencia, reconocer el papel activo de todos los integrantes y formar a los hijos en el respeto por la diferencia.

-Acciones comunitarias: invitar a los demás integrantes de la comunidad a participar, liderar procesos según las necesidades de la comunidad, encontrar intereses comunes, transformar pequeñas realidades, promover el diálogo y escucha, tomar conciencia sobre el compromiso de todos para la construcción de paz y unir fuerzas para ayudar a quienes nos rodean.

-Compromisos generales: cuidar el medio ambiente y a quienes lo habitan, como Dios nos enseñó; hacer la verdad como principio rector de nuestra sociedad; mejorar la educación, luchar a través del diálogo contra lo que impide o dificulta la paz; reconocer el papel de la mujer como eje central para lograr paz; acercar e invitar todos los espacios de discusión; luchar contra la corrupción; aportar el granito de arena para la construcción de un país equitativo; y observar y debatir por qué existe el conflicto armado en nuestro país.

Construimos procesos de memoria.

Desde la Delegación Vida, Justicia y Paz de la Pastoral Social, en convenio con la Secretaría de salud e Inclusión Social del municipio de Rionegro se viene adelantando una iniciativa de memoria la cual apunta a la construcción de historias conjuntas  y del tejido social, con el fin de que las personas desplazadas por el conflicto armado y los habitantes del territorio receptores de esta población, reconstruyan la historia a través de sus narrativas y recuerdos para así construir  identidad basada en los principios de la verdad y no repetición.

Esta iniciativa nace debido a que en el municipio de Rionegro no se han implementado procesos de memoria que posibiliten a las víctimas del conflicto armado la expresión para la reparación simbólica. Todo esto se hace bajo el marco de la ley 1448 en donde se hace mención a los derechos de la víctimas de tener  acompañamiento psicosocial, reparación simbólica y garantías de no repetición.

Con este proyecto, se pretende que las  comunidades puedan aportar a la construcción de la memoria colectiva en relación con el conflicto armado, sus implicaciones y la reconstrucción del tejido social, tomando el pasado como base fundamental para dar sentido al presente y al futuro para  construir nuevamente la identidad que se vio fragmentada por la violencia, al mismo tiempo permite que las personas se sensibilicen frente a temas de memoria y sus realidades sentidas de la guerra, compartiendo historias narradas desde diferentes perspectivas, es decir, aquellos que vivieron la guerra directamente y los que evidenciaron las transformaciones del territorio al ser receptores de población víctima del conflicto.

El objetivo de esta iniciativa es realizar un ejercicio de memoria colectiva en el cual se evidencie el impacto que generó el conflicto armado en la cotidianidad de la población víctima y habitantes del municipio de Rionegro.

Como alcances de este proyecto se tiene consolidar 16 historias de  personas que fueron víctimas del conflicto armado desplazadas de sus lugares de origen y se asentaron en el municipio de Rionegro con 16 historias de habitantes del municipio que no han sufrido los flagelos de la guerra directamente, pero que fueron receptores de esta población. Para realizar este ejercicio de memoria se indagó sobre los sectores con presencia de población desplazada, en los cuales se identificaron los sectores: Alto Bonito, Juan Antonio Murillo, Las Playas y El Porvenir, por cada sector se eligen cuatro personas en condición de víctima  y cuatro que han vivido la mayor parte de su vida en el sector.

Inicialmente, se hace contacto directo con líderes de la comunidad y Juntas de Acción Comunal, posterior a esto se realiza un encuentro con la población  para la socialización de la iniciativa en donde se habla de qué es memoria tanto a nivel individual como colectivo y  la importancia de hablar de ella, seguido  a esto, se realizan una serie de entrevistas individuales diferenciadas tanto para la población desplazada como a los habitantes del sector.

Como resultado final se busca sistematizar y publicar el desarrollo de la iniciativa de memoria en una cartilla o libro al cual se pueda acceder y sirva como material lúdico pedagógico para informar sobre el tema, además arrojará elementos importantes para identificar aspectos relevantes para futuras intervenciones.