Envejecer un camino que se prepara.

Con el fin de fortalecer la Pastoral del Adulto mayor la Fundación Pastoral Social viene desarrollando un proyecto educativo frente al envejecimiento, en alianza con la Fundación Adveniat; el proyecto consta de tres componentes, el primero dirigido a las comunidades educativas, el segundo al acompañamiento a adultos mayores no institucionalizados y el tercero al acompañamiento a las familias de los adultos mayores beneficiarios; lo anterior con el fin de promover y generar espacios para la protección, atención y aceptación de los ancianos por parte de la comunidad, especialmente de sus familias y de los más jóvenes para la construcción de una imagen social positiva de la vejez y el envejecimiento.

Para la puesta en marcha del proyecto, se han realizado dos mediadores pedagógicos de fácil comprensión y divulgación para una formación adecuada sobre el envejecimiento bajo la estrategia de enseñanza en habilidades para la vida propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la que se fortalece la comprensión del envejecimiento como una condición natural de la existencia; además de generar en los jóvenes una serie de capacidades que les permiten ser cuidadores de los adultos mayores de su familia y comunidad, también busca velar por la promoción de los  derechos de esta población  y la prevención de la vulneración de los mismos.

En el marco del proyecto también  se desarrollarán talleres que brindarán elementos a las familias, fundamentados en el cambio de actitudes y conductas, donde existan asuntos técnicos, de visibilización, difusión y concientización de esta problemática; teniendo presente que es la familia la institución más importante para el anciano, y donde el adulto mayor, como integrante de ella, tiene mucho por aportar.

Reconociendo la necesidad de formar desde la niñez y adolescencia, la Pastoral Social se une a la educación frente al envejecimiento en pro del cuidado y trato con dignidad a los adultos mayores, ya que para entender que este es un proceso de vida hacia el que todos estamos caminando, es importando generar consciencia en los niños, niñas y adolescentes, creando así una cultura que aporte a la disminución del maltrato y la violencia contra las personas mayores;  en otras palabras es educar y formar para la vida misma, donde la conciencia y habilidades para la vida son el impulso a la preparación y respeto por la vejez.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *