Construimos procesos de memoria.

Desde la Delegación Vida, Justicia y Paz de la Pastoral Social, en convenio con la Secretaría de salud e Inclusión Social del municipio de Rionegro se viene adelantando una iniciativa de memoria la cual apunta a la construcción de historias conjuntas  y del tejido social, con el fin de que las personas desplazadas por el conflicto armado y los habitantes del territorio receptores de esta población, reconstruyan la historia a través de sus narrativas y recuerdos para así construir  identidad basada en los principios de la verdad y no repetición.

Esta iniciativa nace debido a que en el municipio de Rionegro no se han implementado procesos de memoria que posibiliten a las víctimas del conflicto armado la expresión para la reparación simbólica. Todo esto se hace bajo el marco de la ley 1448 en donde se hace mención a los derechos de la víctimas de tener  acompañamiento psicosocial, reparación simbólica y garantías de no repetición.

Con este proyecto, se pretende que las  comunidades puedan aportar a la construcción de la memoria colectiva en relación con el conflicto armado, sus implicaciones y la reconstrucción del tejido social, tomando el pasado como base fundamental para dar sentido al presente y al futuro para  construir nuevamente la identidad que se vio fragmentada por la violencia, al mismo tiempo permite que las personas se sensibilicen frente a temas de memoria y sus realidades sentidas de la guerra, compartiendo historias narradas desde diferentes perspectivas, es decir, aquellos que vivieron la guerra directamente y los que evidenciaron las transformaciones del territorio al ser receptores de población víctima del conflicto.

El objetivo de esta iniciativa es realizar un ejercicio de memoria colectiva en el cual se evidencie el impacto que generó el conflicto armado en la cotidianidad de la población víctima y habitantes del municipio de Rionegro.

Como alcances de este proyecto se tiene consolidar 16 historias de  personas que fueron víctimas del conflicto armado desplazadas de sus lugares de origen y se asentaron en el municipio de Rionegro con 16 historias de habitantes del municipio que no han sufrido los flagelos de la guerra directamente, pero que fueron receptores de esta población. Para realizar este ejercicio de memoria se indagó sobre los sectores con presencia de población desplazada, en los cuales se identificaron los sectores: Alto Bonito, Juan Antonio Murillo, Las Playas y El Porvenir, por cada sector se eligen cuatro personas en condición de víctima  y cuatro que han vivido la mayor parte de su vida en el sector.

Inicialmente, se hace contacto directo con líderes de la comunidad y Juntas de Acción Comunal, posterior a esto se realiza un encuentro con la población  para la socialización de la iniciativa en donde se habla de qué es memoria tanto a nivel individual como colectivo y  la importancia de hablar de ella, seguido  a esto, se realizan una serie de entrevistas individuales diferenciadas tanto para la población desplazada como a los habitantes del sector.

Como resultado final se busca sistematizar y publicar el desarrollo de la iniciativa de memoria en una cartilla o libro al cual se pueda acceder y sirva como material lúdico pedagógico para informar sobre el tema, además arrojará elementos importantes para identificar aspectos relevantes para futuras intervenciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *