Soy Bautizado, Soy Solidario Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2019

La Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes es uno de los medios propuestos por la Iglesia para hacer efectivo el ejercicio de la caridad en el tiempo de cuaresma. Durante varios años los fondos recolectados han permitido la realización de las obras sociales que se llevan adelante en la Iglesia Católica.

En nuestro territorio diocesano, los recursos recolectados permiten a la Pastoral Social el acompañamiento a las 18 Casas Pan y Vida, la implementación de una Casa de Acogida en el municipio de Rionegro, además de diferentes actividades pastorales, como la atención a las personas privadas de la libertad, acompañamiento a los enfermos, cuidadores y a mujeres en ejercicio de prostitución, entre otras obras que benefician a las personas más necesitadas del Oriente Antioqueño y otras regiones.

“No tenía donde quedarme con mi familia después de que le dieron de alta a mi hijo que estaba hospitalizado y no teníamos muchos recursos económicos; en el hospital nos dijeron que estaba esta Casa de Acogida, vinimos y aquí nos sentimos muy bien atendidos, porque son muy amables, nos hemos sentido como en casa” dice Edison Chaverra Palacios del departamento de Chocó, beneficiario de la Casa de Acogida La Misericordia. Esta casa fue puesta en funcionamiento con lo recolectado en la campaña del 2016 y en donde, hasta el  2018, se han visto beneficiadas 621 personas.

También hemos acompañado las Casas Pan y Vida, donde se fortalece la formación de los discípulos al servicio de la caridad, permitiendo una mejor atención a los beneficiarios. Don José Gómez nos contó sobre su experiencia en el municipio de El Peñol: “Hace 15 años me beneficio de este programa que me ha parecido una gran cosa, es como la segunda casa mía, yo vengo y tengo las comiditas del día, también hemos disfrutado del cariño de las voluntarias y las hermanas que han pasado por acá porque yo soy una persona muy sola”. Este testimonio nos demuestra la importancia de estos procesos, pues no solo se brindan alimentación, sino que además se proporciona un acompañamiento espiritual y emocional para los beneficiarios.

Es por esto que te invitamos a vincularte a la Comunicación Cristiana de Bienes de este año, donde tenemos como meta fortalecer las Casas Pan y Vida,  la Casa de Acogida, atender a los migrantes y apoyar en momentos emergencias por catástrofes naturales. Para lograr estas metas debemos reconocernos como hermanos y garantizar la recuperación de la dignidad y lo humano en nuestro contexto, expresando así nuestro ser como bautizados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *